Roberto Polaco Goyeneche: 26 años sin el máximo emblema Calamar

0
166
Roberto Goyeneche, superpuesto en el Parque Saavedra de hoy. Foto: Twitter (Gustavo Javier Lamy).

Este jueves 27 de agosto se cumplieron 26 años de la muerte del cantor e hincha Roberto “El Polaco” Goyeneche, ícono máximo de la cultura e identidad en Saavedra.

Nació el 29 de enero de 1926 en una casa de la avenida Balbín 3050 (entonces llamada del Tejar). Era descendiente de vascos, siempre se mostró orgulloso de su pertenencia a Saavedra y era hincha del Club Atlético Platense. Sus últimos días los pasó en Melián 3167.

De joven le gustó el tango y la música popular y decidió presentarse en un certamen de voces en el Club Federal Argentino en 1944. Debutó en Radio Belgrano y grabó su primer tema, “Celedonio”, en 1948. Fue el comienzo de una gran trayectoria. Hoy, en el mundo del tango El Polaco es un fundamental. En sus inicios fue un distinto y por eso se ganó un lugar.

Ricardo García Blaya, fundador de la web Todo tango, destacaba que lo que lo distinguía de otros cantores era la expresividad de su fraseo, el particular modo de colocar la voz, la fuerte personalidad del que conoce la esencia misma del tango. También habló del manejo de los acentos y los silencios, el arrastre de alguna palabra en la letra, o el susurro de los versos.

Roberto Polaco Goyeneche
Las paredes de Saavedra recuerdan a Goyeneche. Foto: Archivo.

Dentro de la vida profesional además obtuvo su apodo de “El Polaco”. Al presentarlo a la orquesta de Horacio Salgán, Ángel Díaz lo bautizó así por sus rasgos rubios, según se reseña de aquella época. Con esta orquesta grabó 10 temas, entre ellos, su primer gran éxito, Alma de loca.

En 1956, a sus 30 años, integró la orquesta de Aníbal Troilo. En 1982, Goyeneche se presento junto a Astor Piazzolla el Teatro Regina. Interpretaron temas como La última curda, Chiquilín de Bachín, Balada para un loco y Cambalache.

El Polaco cantó y grabó con Atilio Stampone, Raúl Garello, Armando Pontier, Osvaldo Berlingieri, entre otros. En 1985, a Goyeneche le llegó el reconocimiento internacional: tocó en el Teatro Châtelet de París con Horacio Salgán, el Sexteto Mayor, Jovita Luna, Elba Berón y seis parejas de bailarines.

Debutó como actor en “El derecho a la felicidad” (1968), de Carlos Rinaldi. Participó del musical “El canto cuenta su historia” (1976), de Fernando Ayala y Héctor Olivera. Se lo recuerda sobre todo por su actuación en la película “Sur” (1987) de Fernando “Pino” Solanas. En 1985, la Fundación Konex le entregó el diploma al mérito como cantante masculino de tango.

Falleció el 27 de agosto de 1994 por una pulmonía. Sus restos están alojados en el Cementerio de la Chacarita, donde vecinos y fanáticos rinden homenaje.

La tribuna popular local de Platense lleva su nombre. Foto: Andrés Piccione – PALA.

La familia de Goyeneche creó una Fundación, avocada a conservar la historia del Polaco y la del tango de su época. Desde hace años brega por conseguir una locación en Saavedra para montar un museo.

A nivel barrial, el legado del Polaco está latente en su tejido urbano. La fallida Ex Au 3 se reconvirtió en una avenida de amplios carriles y espacios verdes (lugar donde había viviendas que fueron expropiadas). Los vecinos impulsaron que se apruebe la Ley Nº 1.405 en 2004 para llamar avenida “Parque Roberto Goyeneche”. En los años sucesivos se puso nombre particular a cada plazoleta del conjunto.

A pocas cuadras, en el cruce de las avenidas Galván y Balbín hay un cartel con el rostro de Goyeneche que reza “Bienvenidos a mi barrio”. Fue una iniciativa de Atacama Publicidad y familiares. Cerquita, en el Boulevard de Balbín, estuvo montada una estatua a tamaño real del Polaco. Fue vandalizada en varias oportunidades, así que ahora está alojada dentro de la Sede Comunal 12, en Holmberg y Monroe.

En la vida de los clubes también está presente. Un grupo de admiradores crearon la Peña Roberto Goyeneche en el Club El Tábano (Club El Tábano). Y, obviamente, la tribuna popular del Estadio Ciudad de Vicente López del Club Atlético Platense, lleva su nombre.

Roberto Goyeneche - Bobrow

En la casa de Melián 3167, El Polaco vivió sus últimos días. Por medio de la Ordenanza Nº 49558 el Consejo Deliberante porteño (antecesor de la Legislatura) dispuso colocar en 1995, a un año de su muerte, una placa alusiva. A 22 años del fallecimiento (en 2016) un grupo de vecinos fijó otra recordación en el marco de una campaña que propuso que la Comuna 12 lleve su nombre. Si bien la iniciativa no prosperó, dio lugar al nacimiento de Red Cultural Comuna Goyeneche, integrada por vecinos y fuerzas vivas y distinguida por la Legislatura portñea.

Balbín y Tamborini es conocida popularmente como la Esquina del Polaco porque allí funcionó el bar San Quinttín, frecuentado por Goyeneche. En sus muros hay placas colocadas por vecinos y seguidores del Polaco, también murales alusivos. El inmueble fue una concesionaria hasta no hace mucho y hoy está en venta para hacer un edificio.

La esquina, como coordenada, es un lugar de encuentro para varias expresiones. En el marco actual de la pandemia y aislamiento la murga Los Magos de Saavedra y Fundación el Pobre de Asís hacen meriendas y entregas de alimentos, por ejemplo.

En agosto de 2018 abrió a la circulación el paso bajo nivel de la avenida Balbín, entre Goyeneche y Tronador. El Gobierno porteño abrió una votación digital para ponerle nombre y por el voto de los vecinos y usuarios fue bautizado Goyeneche – Gatica. Los muros del túnel llevan murales alusivos.

Saavedra Online

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here