A un año del ascenso de Platense a la Liga Nacional de Básquet

0
74

Platense conmemora el primer aniversario de su ascenso a la Liga Nacional, la Primera del básquet nacional, tras salir campeón de la temporada 2018/2019 de la Liga Argentina de Básquet por primera vez en su historia.

Platense se encuentra de festejo. Es que esta no es una fecha más para la institución de Vicente López, sino que un día como hoy, pero hace un año, el Calamar escribió una de las páginas más gloriosas de su vida deportiva al obtener el -tan ansiado- ascenso a la Liga Nacional de Básquet por primera vez en su historia. El Marrón derrotó aquella noche, de manera apabullante, a San Isidro de San Francisco (Córdoba), en el último juego de la serie, y se consagró campeón de la Liga Argentina de Básquet 2018/2019.

“¡Apláudanlo señor apláudanlo, Platense es de primera la p*** que los parió!”, el grito caía desde las gradas y se hizo eco en el Microestadio de Vicente López. El estadio se encontraba colmado cómo nunca, no cabía ni un alfiler alrededor de la pista. La expectativa para aquel quinto juego había sido muy grande. Platense llegaba de derrotar a San Isidro, en Córdoba, para igualar la serie luego de haber estado en jaque previo a ese encuentro. El desahogo que provocó el juego, y la efectividad, de los dirigidos por el Cholo Vázquez generó un ambiente impresionante en la arena que, sin lugar a dudas, influenció en el resultado de aquella final y quedará grabado en la retina de todo el que presenció aquel contundente 81-60.

La temporada para el Calamar comenzó el sábado 19 de octubre en Entre Ríos, cuando visitó a La Unión de Colón en la primera fecha de la fase regional centro sur. Aquel partido concluyó con una victoria para la visita por 74 a 80, y continuó con el primer partido cómo local con una nueva victoria, esta vez frente a Racing de Chivilcoy, por 76-74. Este triunfo marcó una constante de Platense durante el año, su gran poderío en el Microestadio de Vicente López. Pese al muy buen arranque, el Calamar tuvo un desempeño irregular a la hora de jugar fuera de casa y culminó cuarto en su grupo; por esto, no logró acceder al Súper 4, del cual se consagró campeón Salta Basket.

La segunda parte del año arrancó en Vicente López y nuevamente con victoria. Recibió a Centro Español el 19 de diciembre y lo venció por 92 a 74. Durante esta fase, Platense fue el equipo con mejor récord entre las dos conferencias (22-4) y se mantuvo invicto en el Microestadio, en donde venció a sus rivales por grandes diferencias en la mayoría de los encuentros.

De esta manera, el Calamar se clasificó a los cuartos de final como primero de la Conferencia Sur. En esta instancia, se enfrentó a Tomás de Rocamora, que llegaba de vencer a Del Progreso en la fase de Reclasificación. La serie comenzó en Vicente López, y Platense -fiel a lo hecho durante la temporada- viajó a Concepción del Uruguay, 2 a 0 arriba. En el tercer juego, el local se mostró mejor en la segunda mitad del partido y lo sentenció a su favor por 80 a 68. Finalmente, el cuarto juego fue de muchas idas y vueltas, pero la visita pudo sellar su pase a las semifinales de conferencia con un gran partido del capitán Alejandro Pappalardi, que marcó 18 puntos para la victoria final del Marrón, por 75 a 73.

En las semifinales llegó el momento de verse las caras con Deportivo Viedma. Nuevamente, la serie comenzó en el barrio de Florida y, otra vez, Platense marcó el rumbo de la serie con dos victorias, esta vez más ajustadas: 75-73 y 65-61. Llegó el momento de viajar nuevamente, y volvió a caer en el tercer juego, en un encuentro muy peleado, donde ni la gran actuación de Felipe Pais (24 puntos), pudo hacer que los dirigidos por el Cholo Vázquez ganen y cierren la serie. En el cuarto partido, ningún equipo logró sacarse diferencias entre sí hasta el cuarto final. En este mismo, el Marrón se impuso por 90 a 85, con un muy buen juego de Lucas Goldenberg.

La gran final de la Conferencia Sur enfrentó a Platense con Atenas de Carmen de Patagones. El conjunto más austral de la provincia de Buenos Aires llegó a esta final tras culminar en la sexta ubicación de la fase regular; en los PlayOffs venció al Ciclista juninense y luego eliminó al tercero y segundo de la conferencia -Racing de Chivilcoy y Estudiantes de Olavarría respectivamente- en los cuartos y las semis. En los primeros dos partidos, los de Vicente López no tuvieron mayores dificultades para imponerse a su rival y los despacharon con dos grandes victorias (81-62 y 84-70). La maldición del tercer juego nuevamente volvió a golpear al equipo, que cayó por 69 a 64. En el cuarto partido, el Calamar logró salir victorioso sobre los de Patagones por 86 a 82 en tiempo extra, con un maravilloso encuentro del camerunés Gastón Essengue, qué marcó 32 puntos. De esta manera, el Marrón tuvo revancha de la final de Conferencia perdida la temporada anterior frente a Estudiantes de Olavarría.

Llegó el momento de la Final Nacional, y la misma comenzó con sorpresas. Platense arrancaba como local, al ser el mejor de la temporada, y cayó por primera vez en lo que iba de la 18-19 en condición de local. El conjunto cordobés sorprendió a propios y extraños, obteniendo una ventaja apabullante en el final del partido con un parcial de 10-30 en el último cuarto, venciendo así por 81 a 60. La gran estrella de esa noche fue Mauricio Corzo, quien marcó un doble-doble con 26 puntos y 12 rebotes. Para el segundo juego, el local se encontró obligado a conseguir una victoria, y así lo hizo. Los dirigidos por el Cholo aprovecharon las oportunidades que tuvieron y lograron recomponerse rápido de lo sucedido en el primer juego ganando por 76 a 58. Pero ahora tocaba viajar a Córdoba, con dos juegos que podían tirar abajo toda ilusión de ascenso, la misma que comenzó a desmoronarse cuando San Isidro colocó en jaque a los de Vicente López, ganando el tercer juego por 79-66.

El estadio Severo Robledo de San Francisco estaba preparado para la fiesta. La gente en Córdoba no dudó en llenar el estadio para esa gran final que podía ser el primer ascenso para el local en su historia. Un gran encuentro de Platense en todos los aspectos, provocó que la fiesta se vea apañada y ponga en stand-by los festejos en la localidad cordobesa. Tan solo restaba un viaje, el más importante, el del juego final.

Todo se definió en el Ciudad de Vicente López, aquel estadio que solamente- vio al local caer en dos ocasiones en todo un año, pero una de ellas había sido tan solo doce días atrás. El nerviosismo, la ansiedad y la euforia se sentían en el aire. El estadio estaba repleto y expectante por lo que podía llegar a dar el equipo.

Como si hubiese sido escrito por el más optimista, Platense tuvo la noche más brillante de toda su temporada, y San Isidro la peor. El resultado fue tan apabullante como inesperado, nunca antes se había logrado observar tanta diferencia entre dos equipos en una final tan importante. El Calamar superó a su rival de principio a fin y el más destacado fue Pablo Bruna, que se encargó de liderar al equipo en juego y ánimo. El máximo anotador de aquella noche fue Felipe Pais, que marcó 18 puntos, y de esta manera, con un resultado de 81 a 60, el Marrón gritó campeón y desató la locura en la pista que fue rápidamente invadida por los simpatizantes.

El plantel campeón de la Liga Argentina de Básquet, temporada 2018/19, fue: Pablo Bruna, Felipe Pais, Juan Pablo Lugrín, Cedric Blossom, Gastón Essengue, Alejandro Pappalardi, Lucas Goldenberg, Genaro Lorio y Lucio Delfino. El entrenador campeón fue Alejandro Vázquez.

Nota: Matías Costello (Vermouth-Deportivo)
Fotos: Gonzalo Ciaffone
Video: Lucas Merlos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here