Las chicanas y los recuerdos de Alfaro Moreno y Espina: «Jugar en Platense era una forma de vivir»

0
280

Dos glorias del Calamar pasaron por la transmisión especial de #PALAxPlatense, que buscó recaudar donaciones para el club, en medio de la crisis que generó la pandemia por el Coronavirus.

El mediocampista y el delantero compartieron más de 20 minutos con los hinchas de Platense, desde Ecuador y Chile, donde residen actualmente. Carlos Alfaro Moreno fue electo como Presidente del Barcelona de Guayaquil, mientras que el Cabezón es Mánager de Colo Colo.

Su presente está marcado por mucho trabajo en los clubes en los que le pusieron un punto final a su carrera como futbolistas, pero nunca olvidan a Platense. «Es un placer compartir este momento. Tanto a Marcelo como a mí nos toca liderar a equipos de fútbol y sabemos los que se sufre, con economías mundiales que están siendo golpeadas. Darle la mano al club que nos formó y nos vio crecer, es un honor», afirmó el Beto de entrada.

Marcelo Espina, por su parte, agradeció: «Los años van pasando y es normal que la gente se vaya olvidando de nosotros, así que les agradecemos por acordarse y estamos siempre a disposición de lo que necesiten».

Además de sus pasos como jugador, Espina supo estar al frente del plantel profesional como director técnico, con el objetivo de sacarlo de la tercera categoría, algo que no logró: «La B Metropolitana es una categoría compleja, porque es el salto para ascender o te quedás abajo. Es como un cuello de botella, no es una categoría sencilla».

«Por suerte Platense pudo salir y dejó atrás un periodo no muy lindo. Ahora los sigo a la distancia partido a partido, deseando lo mejor y tratando de ilusionarnos con ver a Platense donde lo vimos, lo disfrutamos y pudimos jugar», celebró Espina.

Sus inicios y las victorias ante los grandes

«Para los que no nos vieron jugar, están los videos para repasar. Hay chicos que creen que hay cosas que están para el olvido. Nosotros teníamos el orgullo de ganarle a Boca en la Bombonera, a River en el Monumental y a Racing e Independiente en Avellaneda. Ganamos una liguilla pre-Libertadores, superando a Boca en la final», recordó Alfaro Moreno de su ciclo como jugador en el club.

Al menos una vez por año intenta viajar a la Argentina. «Cada vez que voy a Vicente López, tengo esa sensación de que Platense tiene que volver a jugar esas instancias. Hay que luchar para volver a vivir esa situación, porque ese es el Platense del que nos enamoramos para siempre», remarcó el Beto.

Espina, por su parte, destacó la calidad de jugadores que surgían de las inferiores del club en ese entonces: «La categoría 64, la del Beto, es una de las pocas en el fútbol mundial a la que se le hicieron 12 contratos profesionales. Era una camada que salía uno mejor que otro, salían como pan caliente. Los del club a los del club nos recibían muy bien».

Chicanas de Primera

«El Beto era muy obsesivo con el entrenamiento pero también muy jodón, junto a Adrián (De Vicente). Hacía bromas, gritaba los goles en los entrenamientos… era un muy lindo grupo», contó entre risas el Cabezón. Aunque admitió que ese clima no los sacaba de foco del objetivo: «Teníamos que salvarnos del descenso y a cuentagotas siempre terminábamos logrando».

«Viví muy intensamente mi carrera, tuve a un DT como Bilardo, que me hizo obsesivo de los detalles, desde el entrenamiento hasta mi cuidado personal. Me acuerdo de todo.  Platense era una manera de vivir, sufriendo», sostuvo Alfaro Moreno.

Cuando empezó la nota, Espina pidió que empiece respondiendo su excompañero de equipo: «Primero que hable el mayor». Y el Beto no se quedó callado. «Parezco tu herman menor», le apuntó. Pero las bromas siguieron hasta la hora de despedirse, cuando se intensificaron las chicanas. En ese momento, el Cabezón le dejó un mensaje a los jóvenes: «Si buscan en internet, pueden encontrar videos del Beto en blanco y negro (risas)».

Fotos: Revista El Gráfico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here