«Tenemos que estar preparados y jugar como sabemos»

0
54

Gastón Essengue habló en la antesala al Juego 5 de las Finales de la Liga Argentina, palpitando el partido decisivo de la temporada. La experiencia y la fe del camerunés en la previa al encuentro más importante del año.

Platense recibirá a San Isidro este miércoles en lo que será el duelo definitivo de las Finales de la Liga Argentina. Habrá muchísimo en juego en Vicente López, teniendo en cuenta que el ganador no solamente se llevará el título de campeón de la temporada 2018/19 sino que además se ganará el ascenso a la Liga Nacional. Saavedra será el escenario final para que ambos equipos, tanto calamares como halcones rojos, busquen concretar sus sueños de temporada.

Y en la previa al esperado partido de mañana, Gastón Essengue se refirió a todo lo que se está tejiendo en el climax de esta definición. El camerunés, uno de los extranjeros de mayor prestigio dentro de la categoría, de renombre y con toda una jerarquía que al día de hoy se está convirtiendo en un legado, sueña con un festejo final para Platense, ansiando la copa que sería la frutilla del postre a un año increíble para el Calamar.

– Está claro que el domingo necesitaban ganar y así lo hicieron, más allá de lo dificultoso que se hacía en la previa y durante el transcurso mismo del partido, ustedes sacaron adelante un partido clave. ¿Qué sensaciones les dejó?
– Para nosotros era una situación límite y sí o sí teníamos que ganar. Viví muchas veces este tipo de situaciones, de hecho fue muy similar a lo que pasó hace 2 años cuando estaba en Comunicaciones. Esa fue una experiencia para mí que me sirvió para ahora contársela a los chicos. Había que estar intensos los 40 minutos, no podíamos bajar la cabeza en ningún momento, y eso lo entendieron tanto los chicos como el entrenador. Por eso salimos a la cancha para hacer lo que hicimos todo el año, sabiendo que teníamos que demostrar nuestro poderío defensivo, siendo el equipo que menos puntos permitió en contra en toda la temporada. Lo pudimos hacer bien.

– Ustedes estaban entre la espada y la pared, y más allá de que durante la temporada también tuvieron algunas situaciones de alto grado de exigencia, esta era especial por todo lo que encerraba ese cuarto partido en Córdoba. ¿Cómo actuó desde lo mental?
– Como te decía, nosotros sabíamos que estábamos en una situación límite. No había lugar para cometer errores, así que fuimos al partido muy enfocados en el aspecto mental, para jugar intensos los 40 minutos, cometer los menores errores posibles, y si en algún momento había un jugador que esté bajo todo el resto tenía que estar preparado para empujarlo y centrar la cabeza todos en el mismo objetivo. Así que estuvimos unidos desde el primer hasta el último minuto, tratando de jugar siempre a lo mismo: ser feroces en defensa y pasarnos la pelota en ataque, sin dudar, tomando los tiros que tenemos que tirar. La verdad es que en ese momento la parte mental fue lo más importante de todo.

– Personalmente vos tuviste un partido muy distinto al del viernes y mostraste otra cara, mucho más incisiva, como si ante esta situación despertaste tu mejor versión.
– Sí, la verdad es que de mi parte, sabía que sí o sí tenía que hacer todo para que gane el equipo, y que mi juego tenía que aparecer en un momento importante. Los chicos y el cuerpo técnico sabían que tenía que dar un paso más por el equipo, y es que para eso estoy en este equipo. Fue así como el domingo entré al partido con la mente más determinante, y en ofensiva muchas de las pelotas tenían que pasar o por (Pablo) Bruna o por mí, para darle más juego a todo el equipo. Así fue como en el primer cuarto me sentí bien y pude anotar 12 puntos, eso me dio confianza y me hizo sentir bien por el resto del juego. En el segundo tiempo me marcaron un poquito mejor y los otros jugadores tenían que tener un poco más de juego. Ahí fue donde aparecieron (Cedric) Blossom, Felipe (Pais), Bruna marcando el juego, y también fueron importantes tanto (Lucas) Goldenberg como Juan (Lugrin), que tuvieron una actuación determinante en el segundo tiempo.

– ¿Cómo esperan el partido del miércoles? ¿Cómo se juegan estos partidos?
– Nosotros sabemos que tenemos que estar preparados para jugar como sabemos. Lo del domingo pasó el domingo, ahora tenemos que pensar en este desafío final para terminar con la Copa y con el ascenso. Para eso vamos a tener estos días para prepararnos bien y no tener una sorpresa. San Isidro es un muy buen equipo, está preparado, saben lo que hacen. Lo dije antes, la casa no significa nada en esta serie, ellos ya pudieron ganar antes en nuestra casa y nosotros en la de ellos. Sabemos que se puede perder como también se puede ganar, pero nosotros queremos ganar y vamos a buscar eso. Tenemos que prepararnos táctica, física y mentalmente para que el miércoles terminemos festejando con nuestra gente en Vicente López.

– Particularmente no sé si vos estarás viviendo o no un cruce especial por tener enfrente a San Isidro, equipo al que defendiste en el pasado.
– Sí. Jugué dos años en San Isidro, uno en el 2014 y después en 2016. En el 2014 fue una buena temporada, y en el 2016 terminamos un poquito mal con la dirigencia y el técnico antes de los playoffs, y me fui. Toda la gente y los chicos me conocen en San Isidro. Confieso que eso me trabó un poquito en el primer juego, desde el lado emocional, pero esa no era la forma y con el correr de la serie empecé a jugar más tranquilo, a lo que realmente sé. Hoy estoy defendiendo los colores del Calamar, San Isidro es parte de mi pasado y ahora estoy viviendo el presente. Volví a esta liga para hacer y dar todo para mi equipo, que es Platense.

– Sin duda sos de los extranjeros de mayor jerarquía dentro de la categoría, ya con varios años en nuestra liga, con dos ascensos, el primero con Quilmes y el segundo con Comu; y hasta creo que marcando un poco el camino no solo como profesional y con tu dedicación en general, sino también como modelo de extranjero triunfador en Argentina.
– Sí, son dos ascensos, y esta es la tercera final que vivo en Argentina. Si ganamos el miércoles será mi tercer título. La verdad es que Argentina es mi segunda casa, siempre lo digo, y en todos los clubes por los que pasé y paso siempre me voy con el todo el respeto y el cariño de la gente. Eso me gusta. También yo sé que para tener todo esto uno tiene que ser una buena persona, ser tranquilo. No tengo problemas con nadie y siempre estoy disponible para todos, defendiendo los colores del club que me toque. Quilmes fue como por así decirlo esa piedra en ascenso que me impulsó un poquito más dentro de la categoría, y el segundo ascenso con Comunicaciones fue una temporada tremenda con un grupo hermoso y muy querido. Con Estudiantes me pasó igual, le tengo mucho cariño. Ahora estando acá en Platense sé que todos creen en mí, me dan toda la confianza tanto los jugadores como el cuerpo técnico para que yo aparezca en los momentos importantes con mi experiencia. Me gusta Argentina y es mi segundo país, como decía antes. Espero que esta no sea mi última temporada acá, la verdad es que estoy un poquito cansado y pasan los años, eso es cierto. También creo que hoy se vienen nuevos americanos que van permanecer varios años dentro de la categoría, como es el caso de Blossom, (Corbin) Jackson o (Lotanna) Nwogbo, que este año lo hicieron muy bien y que creo que van a ser los próximos extranjeros a radicarse por mucho tiempo en Argentina.

La Liga

Opiná, dejá tu comentario