El perfil de Gonzalo Bazán, el segundo refuerzo de Platense

8
935

Gonzalo Ismael Bazán es un volante o delantero nacido el 5 de mayo de 1989 en la provincia de La Rioja, mide 1.65 y pesa 75 kilos. Su pierna hábil es la izquierda, por lo que generalmente ocupa ese sector del mediocampo, siempre y cuando no lo ubiquen como acompañante de un referente de área, ya que es habilidoso y desequilibrante.

Inició su carrera en San Lorenzo de Almagro, donde debutó en una goleada 3-0 ante Argentinos Juniors el 4 de julio de 2009. Empezaría a ganar rodaje en la temporada 2009/10 de la mano de Diego Pablo Simeone y sumaría 14 presentaciones, cuatro por la Copa Sudamericana 2009, siendo de la partida en 6 ocasiones, sin marcar goles y recibiendo una amonestación ante Colón de Santa Fe.

En el segundo semestre de 2010, con la llegada de Ramón Díaz, perdería terreno y solo jugó 20 minutos en un empate 0-0 ante River Plate. Se fue cedido por 6 meses a Independiente Rivadavia para sumar minutos y afrontar la segunda rueda de la Primera “B” Nacional 2010/11, jugando 16 partidos (12 como titular) y marcando su primer gol como profesional ante Patronato de Paraná.

Retornó a San Lorenzo en junio de 2011 y le tocó ser parte de uno de los peores años de la historia de Club, ya que peleó el descenso. Hubo 3 entrenadores esa temporada en el “Cuervo”, el primero fue Omar Asad quien lo tuvo en cuenta, luego Leonardo Madelón quien siguió la misma línea que el “Turco” y por último Ricardo Caruso Lombardi, que no era de su gusto y le dio pocas oportunidades. En total jugó 26 cotejos, 22 desde el arranque y no metió goles.

Luego de vencer en la promoción a Instituto de Córdoba y mantenerse en la elite del fútbol argentino, Caruso le dijo que no lo iba a tener en cuenta y volvió a irse a préstamo, justamente a la Gloria. Disputó la “B” Nacional 2012/13 en gran nivel, siendo figura en muchos encuentros de los 30 que participó y anotando tres goles ante Sarmiento (J), Nueva Chicago, y Deportivo Morón por Copa Argentina. A su vez, sumó la primera expulsión de su carrera contra Deportivo Merlo en Parque San Martín en febrero de 2013.

Terminado el Torneo, y como su cesión era sin opción de compra, tuvo que volver a San Lorenzo, pero para Juan Antonio Pizzi no sería prioridad y se terminó marchando nuevamente, pero a Atlético Tucumán donde lo esperaba Ricardo Rodríguez, “RRDT”. Disputó 27 partidos, marcó dos tantos (Independiente en Avellaneda y Defensa y Justicia) y fue expulsado ante Sarmiento.

Al finalizar el Nacional 2013/14 retornó por tercera vez a Boedo, pero quedó en libertad de acción ya que vencía su contrato y no había interés en renovárselo porque no tendría lugar con Edgardo Bauza. Luego de esto, firmó con Ferro por 18 meses, siendo titular siempre, sobre todo en el Torneo 2015 cuando el equipo de Caballito de la mano de Marcelo Broggi llegó hasta semifinales del Reducido, perdiendo ante Santamarina de Tandil. En total en el Oeste, jugó 44 juegos (4 en C. Argentina), anotó en seis ocasiones y vio la tarjeta roja una vez.

A comienzos de 2016, Sergio Rondina, un conocedor del Ascenso, puso los ojos sobre él y se lo llevó a Arsenal de Sarandí para ser parte del plantel en el Torneo de Transición 2016, y terminaría en el cuarto puesto. Bazán jugaría 17 partidos y marcaría en dos oportunidades ante Belgrano y Olimpo. La debacle institucional de los del “Viaducto” empezaría en la Temporada 2016/17. Los malos resultados culminaron con el ciclo del “Huevo” Rondina y Humberto Grondona tuvo que hacerse cargo del equipo, pero nada mejoró y terminarían en el puesto 27 de la tabla de posiciones. En este Certamen, Bazán disputó 13 encuentros sin anotar y con una expulsión en una dura derrota por 5-0 ante Rosario Central en Rosario.

Tras no extender su vínculo, Sarmiento de Junín lo contrató luego de descender a la “B” Nacional, con el objetivo de volver a 1° lo más antes posible. Fue un actor fundamental en el “Verde”, jugando 15 cotejos y anotando 5 goles, pero no pudo conseguir el ascenso ya que perdió la final del Reducido ante San Martín de Tucumán.

En la última temporada fue jugador de Gimnasia de Mendoza. Tuvo una buena primera mitad, disputando la mayoría de los partidos en un buen nivel. Arrancó la segunda parte anotando un tanto contra Los Andes el 2 de febrero, y 5 días después tuvo una distensión que lo tuvo a maltraer en lo que quedó del semestre ya que no se pudo recuperar al 100% por no respetar los plazos de recuperación. En síntesis, en el último año jugó 16 partidos (1045 minutos según Soccerway), 7 en 2019.

José Luis Nieva

8 Comentarios

  1. Le deseo toda la suerte del mundo. Pero la verdad, leyendo sus antecedentes, su edad y sobre todo los distintos técnicos que tuvo y luego lo consideraron prescindente. Me pregunto este jugador tiene condiciones para integrar un equipo que necesita salir campeón. No lo podía suplir ninguno de los jugadores de reserva. Esta Comisión Directiva o es compradora compulsiva o no sabe designar a los técnicos de las divisiones inferiores para que formen a los jugadores juveniles que luego deben integrar el plantel profesional. En consecuencia se termina comprando jugadores que no son necesarios. Representando ello un dispendio de fondos para nuestra entidad.

    • Juan: muy respetuoso tu comentario, pero lo mismo leí cuando trajeron a Luciati, a Iribarren, a Lamberti, a Curutchet etc. Me gustaría que esperáramos a verlo jugar y después opinemos. Este año me voy a tomar el trabajo de archivar los comentarios hechos sobre jugadores que ni siquiera pisaron el campo de juego y ya son defenestrados por diferentes motivos y acusados los dirigentes, no se de que delito, por haberlos traído. No es nada personal contra nadie, pero, al menos yo, pienso que lo más prudente sería esperar a ver como juega y después opinemos. Un abrazo.

      • Con el mismo respeto que me contestate, deseo agregar algo con respecto a algunos de los cuasi veteranos que nombraste. En el gol que nos hicieron los santiagueños, dejándonos fuera del ascenso, tuvieron una floja intervención, Dany Vega, Lamberti, Iribarren, Luciatti y De Olivera, además del juvenil Infante. Ellos han tenido buenas y malas, como tenemos todos. Pero insisto, desde siempre, se deben incorporar la menor cantidad de jugadores de otros clubs, sólo aquellos imprescindibles. Debemos recurrir a los jugadores de nuestras divisiones inferiores. Es necesario contar en esas divisiones con buenos técnicos y buenos seleccionadores de pibes; ellos nos van a dar la gran satisfacción, como hicieron con el club Tigre. En los últimos 15 años, el único ingreso que tuvo nuestra entidad por venta de jugadores, fue la del juvenil Palavecino. Gracias.

    • Ei primer central de Argentina, que jugó ayer en el triunfo de nuestra selección, tiene 20 años de edad. Fue subcampeón de la Premier League y subcampeón de la Campion League. En cambio nuestros técnicos se dedican a buscar jugadores de 28 años para arriba. Es el mundo del revés. Debemos hacer las mismas cosas que hacen los que triunfan, es demasiado simple. Gracias.

      • Ah, bué, lo de ese pibe es un caso en un millón, un aborto de la naturaleza, no me podés dar ese ejemplo…
        Ayer lo tuve que googlear para saber quien era.
        Apenas jugó un par de partidos en Estudiantes, cayeron los Spurs, se lo llevaron, y les salió bien…
        Nosotros creo no sacamos y vendemos un central como la gente, desde la época de Jorge Borelli, pasaron más de 30 años laaargos…
        No sé, me parece nos falta muuucho trabajo en inferiores antes que podamos pensar en armar un equipo con base de jugadores propios, estamos a años luz de Argentinos, Vélez, Central, Newells, etc. Obvio que debería ser nuestro proyecto a futuro, pero hoy por hoy estamos muuuy lejos de algo así.

        • eu podemos ser hasta un rosario solo necesitamos tener confianza en nuestros jugadores cuando llego tarragona yo confie y mira ahora fue goleador de platense tras no disputar todos los partidos de esta temporada (2018/19)

      • Ah, me olvidaba, Tottenham pagó 12,5 millones de euros por este muchachito… Te parece nosotros tenemos esa guita para gastar, y nada menos que por un defensor? Que fácil es hablar; ahora, pensar, eso sí que es difícil…

Opiná, dejá tu comentario