El primer semestre de Platense en la B Nacional

1
478

El Calamar regresó a la segunda categoría del fútbol argentino luego de ocho años, y tuvo un semestre signado por marcadores inestables, pero con un nivel de juego bastante parejo.

El balance estuvo aprobado para el equipo que dirige Fernando Ruiz durante este primer semestre, dado que su producción futbolística fue más que aceptable, diferenciándose de los resultados que a veces no acompañaron.

En el comienzo del certamen ya ocurrió algo de esto, dado que cayó por 1-0 como local ante Mitre de Santiago del Estero, cuando el local había sido el protagonista del partido, en el que generó varias situaciones de peligro que no fueron aprovechadas.

Luego del debut, vinieron dos triunfos muy importantes frente a Chacarita y Deportivo Morón, lo que pareció mostrar que era el despegue en cuanto a cosecha de puntos. La primavera fue corta y para la cuarta jornada, la derrota se hizo presente de nuevo en Mendoza ante la Lepra, partido en el que el Calamar jugó un buen primer tiempo, pero una jugada bisagra en el complemento terminó con penal y gol en contra, más la expulsión de Abel Luciatti que lo condicionó por el resto del cotejo.

En el choque con Quilmes, ya estaba Ramiro Cáseres, quien fue incorporado por la lesión ósea de Facundo Curuchet durante la Copa Argentina en el partido frente a River. El Cervecero ganó en Vicente López 2-1, pero Tense erró varias situaciones claritas. Luego llegó el turno de Sarmiento, actual puntero de la categoría, que terminó ganando 3-1 a pesar de haber disputado un gran primer tiempo.

Con el promedio que empezaba a acechar, la balanza se inclinó con el empate contra Brown de Adrogué. A partir de ahí fue el punto de partida para las victorias posteriores contra Ferro, en Caballito, y la gran victoria contra Nueva Chicago, donde Platense superó a su rival. En el sprint final, Platense empató con Brown de Madryn, en Trelew, venció a Olimpo, dejó dos puntos en Rafaela a minutos del final y cerró el año con una derrota en Vicente López, ante Los Andes.

Hay que destacar muchas cosas positivas en el equipo en lo que refiere al semestre que pasó, y pensando en el que viene. El enorme nivel de sus dos marcadores de punta como Nicolás Morgantini y Juan Infante, la inteligencia de Hernán Lamberti y el regreso en gran forma de Marcelo Vega en el mediocampo, la calidad de Agustín Palavecino, y la solidez del equipo en general.

Será un semestre muy exigente el que comenzará en 2019, pero los de Ruiz tienen material de sobra para ilusionarse para al menos, conseguir un lugar en los puestos del Torneo Reducido.

Norberto Brotzmann
Solo Ascenso

1 Comentario

  1. El equipo, afortunadamente, rindió bastante más de lo que podia prever dado que incorporó menos jugadores de los que creía necesario previo al inicio del torneo. Haber quedado en el 8º puesto con 18 puntos es una muy buena ubicación. Entrar definitivamente en el octogonal para disputar el ascenso a la Superliga debería ser el objetivo de esta segunda etapa del campeonato. Para alcanzar dicho objetivo, a mi entender, habría que incorporar un centrodelantero importante para la divisional (de buen físico, fuerte, rápido, con buen juego aéreo, que complique mucho a los centrales contrarios y con gol (necesitamos un centrodelantero que sea capaz de hacer entre 8 y 10 goles)). Si Jonathan Bustos se encuentra en un buen nivel debería ser quien acompañe a Agustín Palavecino (de muy buen nivel en la primera etapa del campeonato). En caso contrario habría que pensar en un volante ofensivo / media punta capaz de desequilibrar a los volantes y defensores contrarios, que asista a los delanteros y con gol. Considero que ni Cristian Amarilla, ni Elías Borrego, ni Diego Tonetto, ni Gianluca Pugliese están en el nivel que necesitamos. Ahora en el caso que Jonathan cumpla con dichos requisitos, tal vez, habría que pensar en un 2º marcador central de gran categoría para el Nacional “B” (de buen físico, fuerte, rápido, ordenado, vivo, muy firme y muy seguro tanto por debajo como en el juego aéreo). Hasta el momento tenemos 14 goles a favor y 10 en contra, reforzándonos en las dos áreas (espero el regreso de Facundo Curuchet (ni Cristian Amarilla, ni Gianluca Pugliese, ni Ramiro Cáseres rindieron en ese puesto)) tendríamos que alcanzar aproximadamente 18 o 20 goles a favor y no más de 7 u 8 goles en contra. Para finalizar, tal vez, tenemos un plantel un poco largo y habría que rescindir varios contratos de jugadores que no fueron tenidos en cuenta por Fernando Ruiz o que cuando ingresaron demostraron un nivel muy bajo para la categoría.

Opiná, dejá tu comentario