“Ser campeón no es algo de todos los días”

4
655

Guillermo Baez

A 11 años del título y ascenso del 2006, Guillermo Báez, quien formó parte del equipo campeón, rememora la epopeya que hizo emocionar a los Calamares. A los 37 años está jugando en Deportivo Merlo y tiene cuerda para rato. Sobre el actual plantel del Marrón, dice no tener dudas de que va a pelear el ascenso hasta el final.

¿Cómo anda tu vida?
–Muy bien, tengo dos hijos hermosos. Manuel, de 8 años, y Delfina, de 5. La mamá de Manu estaba embarazada el último tiempo en Platense. De ahí me fui a Córdoba y nació allá. Delfina nació cuando fuimos a Salta.

¿Por donde andás hoy, once años después?
–Parece mentira que pasaron once años, pero cada año pareciera que se recuerda más porque no se pudo volver a ascender. Hoy estoy en Deportivo Merlo, jugando, como siempre. Después de Platense fui a Talleres de Córdoba, Morón, Colegiales, Gimnasia y Esgrima de Salta, San Miguel y ahora acá en Merlo, contento y con ganas de seguir, porque el fútbol me apasiona. Me siento bien, tengo 37 y no pienso todavía en dejar. La C es una categoría inferior, pero hoy por hoy es muy pareja y con equipos en gran nivel. Estoy contento por mi presente y por estar jugando.

Guillermo Baez

¿Es fácil salir campeón?
–No, no es fácil salir campeón. Fijate que hoy en día los punteros ganan, pierden, pero no se despegan. Para ser campeón se necesita un año duro de trabajo y conocimiento. Nosotros en aquel momento no estamos como hoy Platense, que está bien. Estábamos con deficiencias como cualquier club de ascenso, pero el grupo se mantuvo firme y sólido. Había gente de experiencia e importante y pusimos al club por sobre todo, porque ése era el año. Veníamos de perder la promoción con Chacarita, Tigre había ascendido, teníamos la “obligación”. Sufrimos mucho, porque estuvimos ocho puntos arriba y después se nos complicó con Temperley, pero al final lo ganamos.

¿Qué te acordás de cómo se armó ese grupo?
-La mayoría de la temporada anterior quedamos. Vicente Stagliano trajo jugadores de confianza de su paso por Morón, como Diego Ezquerra, el Pichi Mercier, vino también Dani Vega (que terminó siendo el goleador del campeonato). No es que no estaba en los planes arrancar bien, sino que con jugadores nuevos hay que conocerse, al DT lo mismo, pero anduvimos bárbaro. Después tuvimos altibajos como en todo torneo largo. Fue uno de los planteles en los que mejor me sentí.

¿Se siguen viendo o hablando?
-Sí, tenemos un grupo de WhatsApp del equipo de 2006 y hablamos seguido, tiramos anécdotas, no puedo explicarte con palabras lo que sentimos todos. Más con un club muy grande para la B como Platense.

¿Alguna anécdota?
-Me acuerdo una en la pretemporada de diciembre en Los Patos. Fueron ocho días y los ocho con lluvia. No teníamos buzos ni camperas para protegernos del agua y Claudio, el utilero, un genio el gordo, fue a comprar bolsas de residuos grandes y le armo los brazos, hizo camperas y nos salvó, porque hacíamos dos o tres turnos todos los días y la ropa de un día era la misma al día siguiente. Esas son cosas que te hacen pensar en lo vivido. Nadie tiene la culpa de que llueva, pero teníamos lo justo.

¿Con quiénes te hablás más de aquel grupo?
-Por suerte, con un montón: Casado, Lovera, Rojas, el Mono Madrid, Quique Álvarez, Grecco, Dani Vega, Giarrizzo, Uranga, Martorell, el Negro Banegas… Por suerte recordamos mucho los momentos vividos. Mirá cómo será que estoy haciendo el curso de Mánager Deportivo en la Asociación de Futbolistas y tengo de profe al Dani Vega. Por suerte la relación no se perdió y cada año que pasa nos juntamos a comer.

Mencionaste a Martín Madrid y se me viene a la mente el maldito penal, que creo le dio un giro negativo a su carrera.
-Es que hay que estar ahí. Él pateó un penal importante, no un penal cualquiera. Siempre pateaba y no erraba. Lamentablemente le tocó errarlo. Tuvo en sus pies el ascenso, fue un golpe muy duro. Por más bueno que seas, es durísimo para cualquiera. Lamentablemente estuvo seis meses con nosotros y se tuvo que ir a Flandria, porque el Tano no lo tenía en cuenta. Después, cuando estábamos en el Nacional B, volvió y levantó mucho el nivel. Pero pobre, ese penal lo marcó.

Te recuerdo dos puntos críticos del torneo: uno el partido con Italiano -con el Topo Giggio del Polilla Diego Albertini- y el otro con Talleres de Escalada…
-El partido con Italiano se había suspendido porque ellos tenían jugadores enfermos y luego, cuando se jugó, pusieron algunos juveniles. No te digo que entramos confiados, pero como que sin querer lo dimos por ganado. Y encontramos un equipo que corría, metía, no paraban porque lógicamente querían mostrarse. Perdíamos 2 a 1 y si no se paraba cinco o diez minutos como pasó, porque la hinchada de Platense se subió al alambrado, no sé si lo empatábamos. Pero eso de la gente enfrió el partido y vino el gol del Polilla casi al final. Se puede decir que lo empató la hinchada. Ese día se fue el Tano y al día de hoy lo vemos y le decimos que no entendemos por qué. Luego vino Eduardo Greco y la seguimos con él. Pero para mí el ascenso es de los dos, porque el Tano armó el equipo, lo plasmó y el Loco agarró el final. Con Talleres me acuerdo que el vestuario fue un velorio tras la derrota, porque se nos escapaban Temperley y Sarmiento. Pero el grupo era fuerte y eso nos hizo salir. Igual en un momento se pensó que estaba todo perdido. Luego vino la remontada con All Boys, con Flandria…

Guillermo Baez

Ahora un momento clave. Sábado por la noche, Sarmiento 1 – Temperley 0 y ustedes jugaban el domingo a la mañana con Tristán Suárez. Si ganaba Platense quedaba puntero a tres fechas del final…
-Sí, el partido con Suárez lo ganamos la noche anterior. Fue así, como lo recordás vos, porque estábamos concentrados en Saavedra, todos mirando los partidos en las habitaciones. Recuerdo que Campodónico le atajó un penal a Lo Bianco o a Ferradas y eso le dio vida a Temperley, pero al final lo ganó Junín. Ese partido nos dio un alivio tremendo porque si ganábamos ya dependía de nosotros. Recuerdo que la arenga del Loco fue toda motivacional, porque lo otro estaba todo hablado. La cancha llena, la gente esperando en la puerta, ganábamos 3 a 0 en el primer tiempo y al final fueron 4. Era la última chance, Suárez no venía bien, éramos locales… y jugamos muy bien. Ahí nos dimos cuenta de que no podíamos fallar: faltaban Morón y Laferrere.

¿Y qué recordás del 17 de mayo?
-Me acuerdo de algo patente, porque mucha gente dice que no le ganamos a la cuarta de Laferrere. Ok, no le ganamos, pero sabíamos que Atlanta le iba ganando a Temperley. Cuando hizo el gol Banegas, quisimos mantener el 1 a 0. Cuando empata Lafe, Atlanta hizo el segundo… Ese día no fue fácil, era ser campeones por primera vez en la historia, muchas cosas en juego, la final perdida con Chaca. No podíamos patinar, varios no pudimos dormir la noche anterior, dábamos vueltas por las piezas. Cuando llegó el momento de jugar, fuimos a buscarlo y cuando nos pusimos 1-0 empezamos a jugar con la radio. Es más, cuando empata Ortigoza 2 a 2, Temperley perdía 3 a 1 y faltaban tres minutos, era imposible abstraerse. Hubo relajo y está mal, pero la adrenalina te lleva a eso, no podía escaparse.

¿Qué se te vino a la cabeza cuando pitó el árbitro y eran campeones?
-Mi viejo, sin dudas. Estuvo internado, estaba muy mal por un derrame cerebral que no se venía curando hace años y parece mentira, pero parece que venía aguantando que salgamos campeones para irse, porque falleció dos meses después. Ese día no pudo ir, porque estaba muy mal. Yo tenía miedo de que si salíamos campeones entraran los hinchas a la cancha y me saquen todo, porque quería guardar la camiseta, sólo la camiseta: después que me roben todo. Por suerte, ese día el Pichi Mercier estaba suspendido y no jugó. Apenas terminó el partido se la di a él y me la guardó, así que tengo de recuerdo la camiseta del campeón. Pero se me vino todo: mi vieja, mi papá, mi familia que estaba en Lobos y mis compañeros. Salir corriendo a abrazarnos todos porque solamente nosotros sabemos lo que pasamos ese año internamente. Una alegría indescriptible, nos quedamos como dos o tres horas saliendo a la cancha varias veces desde el vestuario a dar vueltas olímpicas. Ser campeón no es algo de todos los días.

Guillermo Baez

Más allá de jugar en otro club, ¿seguís a Platense aunque sea de reojo?
-Sí, siempre estuve pendiente. Cuando jugábamos en contra, cuando no. Cuando uno deja clubes los sigue en mayor o menor medida. Acá estuve cuatro años y siempre peleamos cosas importantes. A la cancha fui poco y nada, pero lo sigo por tele e Internet. Ahora lo están pasando mucho y levantó una barbaridad desde que llegó Labruna: no tengo dudas de que va a pelear hasta el final, porque hay jugadores capaces y tiene un DT inteligente.

¿Qué le podes decir al hincha que todos los años recuerda al plantel campeón?
-Al hincha, agradecimiento. Siempre hay algunos que putean porque perdimos la Promoción con Chacarita, pero está bien, es parte del juego y no tengo drama con eso. Pero la mayoría apoyó, confió en aquel grupo, en la revancha. Confiaron cuando estábamos varios puntos arriba y cuando estábamos terceros. Eso no se puede olvidar.

Nota: Julián Amerise (Periodico El Barrio)
Fotos: Hernán García, Clarín, Archivo

4 Comentarios

  1. no tienen verguenza todos estos. hicieron lo mismo que hacen ahora pero les salio mal. empataron el ultimo partido contra la tercera del descendido laferrere y ascendimos porque todos los que estaban detras perdieron porque tenian tantas intenciones de ascender como los nuestros. yo no me chupo toda esta mandarina. dieron asco y no se animaron a perder quizas porque la cancha estaba llena. fue el titulo de la verguenza. tenian que ganar 5 a 0 y ni por el ascenso mostraron que metian. no fue casual que salvo mercier rajaron a todos, al dany, incluido. a pertir de entonces se cuidan mejor de no llegar a esas instancias corriendo siempre detras.

    • Si mal no recuerdo, en una nota al diario del barrio de v urquiza, el loco grecco contó que salvo esquerra y baéz lo decepcionaron muchos jugadores, haciendo foco en quique alvarez y rojas.

      Sin duda algo raro hubo. Él les pidió que fueran todos para el mismo lado.

  2. El titulo, que mas disfruté con el de la Cancha de Velez. Gracias Baez, y demás jugadores. Gracias Julian por la excelente Nota

  3. QUE LÀSTIMA QUE HAYA RESENTIMIENTO HACIA UNA PERSONA COMO EL SR. BAEZ, HASTA ME MOLESTO CUANDO FUE SILBADO CUANDO LE TOCO JUGAR CONTRA PLATENSE.

    HAY INDIVIDUOS MUY DESAGRADECIDOS, ME PARECE QUE NO ES MERECEDOR DE LO QUE VOLCÒ EL SR. "ALFREDO DE FLORIDA", EN CUANTO A LA SALIDA DE MUCHOS DE AQUELLOS JUGADORES, ES ALGO NORMAL (POR ASÌ CALIFICARLO), DADO QUE MUCHOS DE ELLOS LOS EQUIPOS O CLUBS QUE ASCIENDEN, SUELEN DESPRENDERSE DE LOS MISMOS, VAYA UNO SABER LAS RAZONES, LAS CUALES EN SU MAYORÌA NO SON DEPORTIVAS, SINO QUE PASAN POR INTERESES DEPORTIVOS…

    ATENTAMENTE.

    EL DR.-

    OTRO SI DIGO: NO DESCARTO QUE DENTRO DE VARIOS AÑOS, ESTE DIRIGIENDO A PLATENSE.-

Opiná, dejá tu comentario