“Mi sueño es sacar un campeón del mundo”

0
193

Escuela de Boxeo - Maxi Oyarzabal

Maxi Oyarzabal abrió las puertas del gimnasio de Platense y contó cómo es entrenar a futuros profesionales desde sus comienzos. “Cuando arrancamos acá estaba yo solo con un amigo. Ahora tenemos entre 80 y 100 chicos”, contó.

El olor a esfuerzo y dedicación se podía percibir apenas subíamos las escalares que luego nos conducirían al gimnasio de Platense. Pasando un sinfín de mancuernas y aparatos, por fin la vista alcanzó a encontrarse con un ejército de chicos poseídos por una rutina de entrenamiento. Y un único referente que los corregía y ayudaba caminando a lo largo de todo el sitio. Maxi Oyarzabal, profesor de boxeo y hermano de Javier, el peleador de artes marciales mixtas, le abrió las puertas de su segunda casa a Olé.

Terminó su turno, bajó varios cambios y dejó atrás a ese enérgico profesor para mostrar su lado más cauto y racional. Sus alumnos más destacados, cómo es entrenar a tantos chicos, el crecimiento de su gimnasio, el trabajo con su hermano y mucho más en estas palabras que pudimos intercambiar con él.

Escuela de Boxeo - Maxi Oyarzabal

-¿A qué edad te metiste en el deporte?
-Arranqué a los 19 años a entrenar muay thai, habré hecho 5 años y después el profesorado de educación física. Ahí fue cuando dejé de pelear. Después retomé muay thai y también boxeo y desde ahí no paré. Ahora tengo 34, entreno y capacito desde que hice el curso de técnico de boxeo. Ya van a ser 5 años con mi escuela propia.

-¿Qué se te dio por empezar a dar clases?
-Al principio lo tomé como un hobby para tener un lugar para entrenar que sea mío. Otro factor es que me gusta enseñar, la docencia, eso lo llevo adentro. Me gusta capacitar una persona y ver su crecimiento. No pensé que íbamos a llegar a tanto. Me llamaron de Platense, vine sin ganas al principio pero vi el lugar y me gustó. Agregamos horarios y cada vez había más gente.

-Ahora tenés el gimnasio lleno. ¿Cómo era cuando empezaste?
-Es muy loco eso porque no muchos lo saben. El primer día vine con un amigo solo y entrenábamos nosotros dos. Recién al mes vino el primer alumno. Hoy tenemos una cartera de 80 chicos entrenando pero llevó su laburo. La realidad es que si no estás acá no crece. Pero vos lo ves, yo los primeros años de enero cortaba y ahora gracias a Dios no puedo cortar.

Escuela de Boxeo - Maxi Oyarzabal

-¿Cómo se hace para motivar a los alumnos a que tengan constancia?
-Yo trato de ver automáticamente las ganas de cada chico. A algunos los traen los padres y no les queda otra y otros te caen porque les encanta el boxeo. También tenés lo que nunca se pusieron una venda y ya te piden pelear. Eso igual después se ve, capaz el que quiere pelear le pegan la primera piña y no viene más. A veces los callados duran más, pero siempre hay que cuidar a los chicos, llevarlos despacio. El boxeo para mí es el deporte de no dejarse pegar, primero hay que entrenar la defensa aunque el alumno quiera la descarga.

-¿Cuáles son tus metas como profesor?
-Mi sueño es sacar un campeón del mundo. Es un laburo muy largo y éste es un gimnasio muy joven, pero vamos en camino. Tengo chicos de 14 años que están empezando a competir y vienen bien. Tienen que dejar muchas cosas de lado como la joda, el alcohol y las minas para que se dé. Tienen que estar despiertos.

-¿Cómo viene la idea de formar la Liga de Zona Norte?
-Ahora nos juntamos con un grupo de técnicos porque queremos armar un campeonato de Zona Norte de boxeo. Buscar el mejor y poder cruzarlo con los de otras zonas para foguearlos. Después de ahí se abren bastantes puertas.

Escuela de Boxeo - Maxi Oyarzabal

-¿A vos te hubiera gustado pelear más como profesional?
-Tuve una serie de complicaciones y no me enfoqué mucho en eso. Me preocupé más en capacitarme como entrenador. Algunos nacen para eso y otros no. Tuve algunas lesiones, el estudio, y esas cosas me fueron trabando. Tampoco tuve tanto el deseo. No me quedó una cuenta pendiente con eso, aunque tal vez si de haber competido un poco más. Me gusta enseñar y si deseo sacar un campeón del mundo. El grupo de trabajo es muy importante.

-¿Cómo es entrenar a tu hermano y en MMA?
-Es muy bueno. Tuve la suerte de trabajar con varios de alto rendimientos pero con Javi es más personal por ser mi hermano. Es un placer ir a la par de él en su carrera y es un aprendizaje para mí porque es otra disciplina.

MIGUEL CARRIZO, SU ALUMNO MAS DESTACADO

Arrancó a boxear a los 18, de cero, y ahora ya tiene 24 y 17 peleas amateur. Miguel Carrizo es la carta fuerte de este joven gimnasio y el mayor candidato a pasar al profesionalismo en el corto plazo. “Me gusta Jesús Cuellar. Es argentino y va para adelante, ese es mi estilo, arriesgar un poco más”, le contó a Olé.

Miguel viaja todos los días desde Villa Crespo a Platense para dedicarse de lleno al entrenamiento. “Simepre trabajé con plomería y gas, entonces me manejo mis horarios. Eso me ayuda”, explicó

LUCAS BARZOLA, OTRO MIEMBRO IMPORTANTE DEL GIMNASIO

“Entreno jiu jitsu desde 2008, arranqué a los 18 años. Acá lo hago con Javier Cardozo y Javier Oyarzabal”, cuenta Lucas Barzola, una de las joyitas que se lucen en Platense. “Es el primer deporte que hice seriamente. Me puse en mejor estado físico y me atrapó la competición, de ahí en adelante entreno dos veces al día, me lo tomé en serio”, agregó.

“A nivel económico hay que laburar de otra cosa, todos lo hacemos. Todavía acá no se puede vivir sólo del jiu jitsu. En algún momento, más adelante, me gustaría probar con MMA, pero acá me falta mucho”, le contó Lucas a Olé.

Federico Nogueira
Olé

Opiná, dejá tu comentario