Calamares Mundialistas II

18
544

Calamares Mundialistas

En esta segunda sección de “Calamares Mundialistas”, iniciaremos un recorrido por aquellos jugadores que si bien no se formaron en Platense pasaron por nuestra Institución antes de o tras haber jugado una Copa del Mundo. Comenzaremos por un auténtico Campeón.

Raimundo Orsi
Raimundo Bibiani Orsi, el Mumo, fue un eximio delantero. Nacido en la por entonces “Barracas al Sud”, la actual Avellaneda, un 2 de Diciembre de 1901, debutó a la temprana edad de 19 años en el exigente primer equipo del Club Atlético Independiente. Allí, Orsi jugó un total de 8 años, en los cuales obtuvo dos campeonatos de Primera División y tres Copas “Competencia”. Descendiente de italianos, surgió la posibilidad de emigrar a la “Madre Patria”, Italia, donde se incorporó a la poderosa Juventus. Allí jugó siete años, donde obtuvo cinco “Scudettos”(Del 31 al 35) y marcó 55 goles.

Raimundo Orsi
Raimundo Orsi en Platense

En 1935 regresó al país para jugar nuevamente en Independiente. En el ´36 reforzó a Boca Juniors, en 1937 jugó en Platense, en 1938 lo hizo brevemente en Almagro y en ese mismo año “cruzó el charco” para jugar en Peñarol de Montevideo, el Club de la Colectividad Italiana uruguaya. Obtuvo un torneo local, y luego emigró al Flamengo, donde obtuvo un Campeonato Carioca (1939). De regreso en Peñarol, jugó allí hasta 1942. En 1943 se retiraría en el Santiago National chileno, y tras colgar los botines se dedicó a la dirección técnica en México (dirigió al Atlante) y luego en países de Centroamérica hasta su afincamiento en la cordillerana Mendoza. Allí, “Mumo” realizó una prolífica carrera como entrenador, que incluyó la obtención de campeonatos locales con Deportivo Maipú (1953 y 1958), Independiente Rivadavia de Mendoza (1960/1/2/5) y Atlético San Martín (1966), aparte de haber dirigido a Godoy Cruz, Andes Talleres, Gutiérrez Sport Club y Leonardo Murialdo. En el año 1966 también condujo al Seleccionado de la Provincia en la Copa “Béccar Varela”.

Eximio violinista (cursó durante diez años el Conservatorio de Música de la Ciudad de Buenos Aires), fue amigo de Carlos Gardel y conoció en persona al mismísimo Benito Mussolini en su etapa como jugador de la selección italiana. Murió en Santiago de Chile un 6 de Abril de 1986.

Multiseleccionado
Eran otras épocas, donde el espíritu amateur aún predominaba. Y eso permitía que jugadores sudamericanos de raíces europeas pudieran pasar de selecciones como si se tratara de equipos. Ese fue el caso de Orsi, quien comenzó su carrera como futbolista de seleccionados con la “Albiceleste”, con la que jugó 13 partidos y convirtió 3 goles. Su debut se produjo un 10 de Agosto de 1924 en un partido ante Uruguay. Obtuvo con esta camiseta un Campeonato Sudamericano (lo que hoy sería una Copa América), y disputó los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928, en el cual obtuvo el segundo puesto tras perder la final con los “Charrúas”, la potencia futbolística del momento.

Raimundo Orsi

Ya en Italia, no tardaría en llegar la convocatoria para vestir la Azzurra. Fueron 35 partidos y 13 goles, obteniendo dos Copas Internacionales Dr. Gerö, torneo que se disputaba entre los seleccionados de Austria, Checoslovaquia, Hungría, Italia y Suiza, en los años 1930 y 1935. Pero el momento cumbre de su carrera llegaría con la Copa del Mundo de Italia 1934 en la cual los locales se impusieron. Orsi marcó tres goles, dos de ellos en la goleada 7-1 propinaba a los Estados Unidos, y el otro fue el transitorio empate ante los checoslovacos (luego ganaría Italia por 2-1).

Pero tras la experiencia itálica, y ya jugando en Boca Juniors, fue convocado nuevamente para defender los colores del seleccionado argentino en el año 1936.

Su paso por Platense
Raimundo Orsi jerarquizó con su presencia al fútbol “Calamar” durante el Torneo de Primera División del año 1937. Con 36 años, se dio el gusto de marcar 10 goles con la “Marrón y Blanca”. Cuatro de esos goles fueron convertidos durante las primeras cuatro fechas (2-0 vs Tigre, 2-2 vs Atlanta, 2-0 vs Talleres de Remedios de Escalada, y 1-4 vs Gimnasia y Esgrima de La Plata). Luego convertiría en la Fecha 8 (2-0 vs la A.A.A.J., que descendió en esta Temporada), Fecha 21 (3-1 vs Gimnasia y Esgrima de La Plata), Fecha 23 (3-1 vs Vélez Sársfield), Fecha 27 (1-2 vs Independiente), Fecha 29 (1-5 vs Lanús), y Fecha 33 (2-3 vs Quilmes, otro equipo que descendería).

Ángel Amadeo Labruna
Ponerse de pie para homenajear a esta Gloria del fútbol argento que nos honró con su paso tanto como jugador como entrenador en dos etapas. Angel Amadeo Labruna, el Feo, Angelito, nació un 28 de Septiembre de 1918 en el porteñísimo barrio de Palermo, bien cerquita del Hipódromo, su otra pasión. Principiando como basquetbolista, se inclinó por el “balompié” y practicó ambas disciplinas en River Plate, donde debutaría en el primer equipo merced a la huelga de futbolistas profesionales del ´39. Utilizó la casaca “10”, la del Charro José María Moreno. Aparte del sueño cumplido, lo que no podría imaginarse nunca serían los 28 años ininterrumpidos defendiendo la camiseta de la “Banda”, donde jugó 533 partidos, marcando 315 goles, casi 1 cada dos partidos. Es aún el máximo goleador en la historia de aquel Club, y el máximo artillero en los Boca-River (16 tantos). Cosechó 9 Campeonatos de Primera División, 3 Copas Ibarguren, 1 Copa Escobar y 3 Copas Aldao (internacionales).

Ángel Labruna

En 1957 continuó su carrera en Rampla Juniors de Uruguay (16 partidos, 3 goles), pero rápidamente emigró a Chile, donde defendió los colores del Rangers de Talca (1957/9), donde jugó 21 partidos y marcó 12 goles. En 1961 se retiró en Platense, jugando dos partidos ante la falta de volantes por izquierda, ya que su auténtico rol era el de Entrenador.

Precisamente Platense fue su debut como Entrenador. Dirigió un total de 34 partidos entre 1961 y 1962, donde obtuvo 16 victorias, 9 empates y 9 derrotas, logrando salir cuarto en el Torneo de la “B” de 1961. Tras tres derrotas consecutivas, abandonó su cargo en 1962.

Luego dirigiría a River Plate, pero no obtuvo logros durante su primera etapa en el Club de sus amores y del que es máximo ídolo histórico. En 1967 cumple su segundo ciclo como Entrenador de Platense, logrando llegar a las semifinales del Metropolitano, donde pierde en aquel luctuoso partido disputado el 3 de Agosto de 1967 en la “Bombonera” ante Estudiantes de La Plata. Al mismo tiempo que nos regalaba una excelente campaña como director técnico “Calamar”, lograba los sábados salvar del descenso a la “C” primero a Defensores de Belgrano, para luego sí transformarlo en el Campeón de la “B”. En su segunda etapa en Platense, nos dirigió en 22 partidos (13 victorias, 2 empates y 7 derrotas, siendo el “Marrón” el equipo más goleador del Torneo con 40 tantos, y contando con Carlos Bulla, su máximo artillero).

Ángel Labruna - DT

Tras dirigir Platense condujo a Lanús, Racing Club, Chacarita Juniors y Talleres de Córdoba, pero alcanzaría la Gloria como Estratega con Rosario Central (Nacional ´71) y con River Plate (Metropolitanos del 75/7/9 y 80, Nacionales del 75/9).
La muerte lo sorprendió cuando dirigía a la Asociación Atlética Argentinos Juniors en 1983 y cuando su nombre sonaba para regresar a un alicaído River Plate. Labruna sentó las bases del plantel que luego obtendría el campeonato local, la Copa Libertadores y jugaría la final de la Intercontinental con la Juventus de la mano del “Piojo” José Yudica (otro ex jugador con pasado “Calamar”).

Cuenta pendiente con la Selección

Ángel Labruna

Acostumbrado a ganar todo lo que jugaba, Labruna también había obtenido logros con la “Albiceleste” (Campeonatos Sudamericanos del ´46 y del ´55, los únicos torneos internacionales en los que el seleccionado participaba por aquel entonces, en la inmediata época de post guerra mundial). Su turno de disputar una Copa del Mundo llegaría a sus 39 años, cuando disputó la Edición 1958 en Suecia. Allí, la Argentina regresó pronto a casa tras perder 1-3 ante Alemania Occidental, vencer 3-1 ante Irlanda Del Norte, y caer estrepitosamente por 1-6 ante Checoslovaquia. Sí, Angelito Labruna, quien usaba la casaca N° 11, fue testigo presencial de la peor goleada recibida por un seleccionado argentino en una Copa del Mundo.

Los Uruguayos
Fueron tres los “Charrúas” que pasaron por Platense y defendieron la casaca de La Celeste en distintas ediciones de la Copa del Mundo. Iniciamos el repaso con…

Eliseo Álvarez

Eliseo Alvarez Fracturado

Nacido en Salto un 27 de Julio de 1940, este duro centro half protagonizó la mayor parte de su carrera en el Club Nacional de Fútbol, donde jugó desde 1957 hasta 1966. Alli obtuvo 14 títulos entre locales e internacionales. En la Banda Oriental jugaría también en Rampla Juniors y Fénix. En nuestro país, jugaría en Banfield en 1967 y en Platense en 1968, donde las cosas no le fueron del todo bien. Ya en 1971 jugó en Colombia (Junior de Barranquilla), en 1972 en Ecuador (Liga Deportiva Universitaria de Quito), y tras algunos años de retiro, regresó en 1976 para defender los colores del Veracruz mexicano. Alvarez continuó ligado a Nacional hasta su temprana muerte, producida en el año 1999.

Eliseo Alvarez Uruguay

Jugó dos Copas Mundiales: Chile 1962 (decimotercero, eliminado en primera rueda) e Inglaterra 1966 (séptimo, Cuartos de Final). Se lo recordará por haber jugado fracturado gran parte del partido ante la Unión Soviética en Chile. Era una época en la que no existían las sustituciones de jugadores en los partidos, y con el afán de no dejar a su equipo con un jugador menos, Alvarez –quien sufrió la Fractura de Peroné- le solicitó al Dr. Masliah –Médico del plantel uruguayo- que lo enyesara con un vendaje compresivo que no le permitía siquiera apoyar su pie sobre el terreno de juego. Alvarez se quedó parado como último hombre en ofensiva, y cada vez que pretendía intervenir lo hacía pegando un salto apoyado en la pierna que le había quedado sana. Se lo considera uno de los actos más heroicos jamás demostrados en una Copa del Mundo.

Francisco Cámera

Francisco Camera
Francisco Cámera, abajo en el centro en las figuritas de Platense

Lamentablemente no se puede aportar demasiada información sobre este defensor uruguayo que nació un 1° de Enero de 1944 y que realizó la mayor parte de su carrera como futbolista en el Club Bella Vista. Formó parte del plantel uruguayo que alcanzó el cuarto puesto en el Mundial de México 1970, utilizando la casaca N° 14. Sabemos que jugó diez partidos en Platense en el año 1968 y que sus condiciones técnicas no constituían su fortaleza.

Eliseo Roque Rivero Pérez
Lateral izquierdo nacido el 27 de Diciembre de 1957 en Montevideo. Se formó en Danubio, donde debutó en 1979. Jugó allí hasta 1984, año en el que fue transferido a Peñarol, donde obtuvo el Título de 1985. Jugó en Platense durante la Temporada 1986/7 un total de 29 partidos en aquel equipo que lograría sostener la Categoría tras la milagrosa victoria ante River Plate en el “Monumental” y el partido desempate ante Temperley, disputado en la cancha de Huracán. Terminada la “gesta”, regresó a su país, donde jugó en el Club Defensor hasta el año 1989, en que se retiró.

Eliseo Rivero

Su historial con la “Celeste” es rica, puesto que formó parte del seleccionado juvenil que obtuvo el Campeonato Juvenil Sudamericano del año 1977, jugado en Venezuela. Allí jugó un total de 5 partidos. En tanto, formó parte del proceso conducido por Omar Borrás desde el año 1983 hasta el Mundial México 1986 con los mayores. Mayormente suplente, obtuvo la Copa América del ´83 y disputó como titular un total de 7 partidos, uno de ellos con la casaca N° 15 en la derrota ante la Argentina por Octavos de Final del Mundial México ´86.

El hincha de Platense lo recuerda como un jugador más que pasó por el Club, al cual llegó tras salir campeón con Peñarol y al haber disputado la Copa Mundial con su seleccionado junto a su colega de defensa “Mirasol”, Marcelo Gustavo Rotti.

FE DE ERRATAS (Y NOBLEZA OBLIGA)
Gracias al aporte de asiduos lectores como Don Héctor Ghiglione y Ricardo Pisano, se nos hizo notar en el primer artículo de la serie la ausencia de un jugador que no solamente se formó en Platense y disputó una Copa del Mundo con nuestro seleccionado, sino que también fue un confeso y rabioso simpatizante “Calamar”.

Rubén Héctor Sosa
Apodado “El Marqués” por su cara de “niño bien”, sus pensamientos, y su estilo de juego fino y elegante, el nacido en Las Parejas un 14 de Noviembre de 1936 pasaría a la historia como ídolo del Racing Club de Avellaneda.

Rubén Sosa

Sin embargo, su formación futbolística se forjó en el Club Atlético Platense, donde debutó muy jovencito, durante el año 1953. Permaneció en Nuñez hasta la finalización de la Temporada 1957. Luego llegaría su etapa más exitosa, puesto que en el Racing Club de Avellaneda jugaría desde el ´58 hasta el ´64 un total de 151 partidos, marcando 82 goles (tres veces goleador absoluto de los torneos), obteniendo los títulos de 1958 y 1961. Continuaría su carrera en Uruguay, defendiendo los colores de Cerro (1965/6) y Nacional (1967), para luego jugar un semestre en la nobel liga norteamericana para los Boston Beacons (17 partidos y 7 goles) y otro en Flandria, donde se retiraría a finales de 1968.

Con la camiseta de la Selección disputó dos Copas Sudamericanas, obteniendo el campeonato de la primera edición de 1959 y el subcampeonato en la segunda. Por supuesto, disputó la Copa Mundial de Chile en 1962 portando la camisa N° 19.

“Habitué” del mítico “El Tábano” de Coghlan como lo eran Julio Cozzi y el “Polaco” Goyeneche, falleció empobrecido un 13 de Septiembre de 2008 por complicaciones relacionadas con su diabetes. Un final que nunca condijo con su grandeza como futbolista y persona.

K-Well!

18 Comentarios

  1. Muchachos de PALA: Yo no soy una rompebolas -por mas que lo parezca-. Quiero aportar algunos datos mas a vuestra nota.
    En la foto donde se encuentra Angel Labruna, el otro que esta con el es el gallego Alfredo Perez, quien tambien estuvo en el mundial de Suecia 58. En 1961 vino a Platense, traido por Labruna, junto a Mantegari, Zarich y Scandoli (todos venian de River).
    En el mundial 86 donde Argentina salio campeon del mundo tambien participaron dos futuros -para ese momento- jugadores calamares: Luis Islas que luego jugo en EEUU 94 y el bichi Borghi. En Italia 1990 otro arquero que luego seria calamar fue Cancelarich.
    Saludos calamares.

  2. La foto no es de Rubén Sosa sino de su gran amigo Pedro "el ropero" Mansilla que jugó de 9 en el Racing campeón del 61 y que se había formado en Boca. Gracias a la gran amistad que hicieron en Racing es que el Marqués fue a jugar a Flandria dirigido por Mansilla, exactamente ahí es donde se retiró. Rubén Sosa ídolo y emblema del barrio, lo recuerdo cruzando el parque y alcanzándonos una pelota en un picado de adolescentes, año 59, que tipazo por Dios. Un abrazo.

  3. El de la foto no es el Marquez Sosa, sino Pedro Mansilla, compañero de èl en Racing. Ambos integrantes de la delantera de Racing Campeon de 1961. Otros mundialistas que se pusieron la marròn y blanca fueron: Luis Islas en Estados Unidos 1994, Claudio Borghi, Mèxico 1986, Osvaldo Escudero, Sub20 Japon 1979 (campeòn), Cristhian Diaz, Sub20 Qatar 1995 (campeòn y de las inferiores). Otro que no fue mundialista, pero si campeòn Panamericano y surgido de las inferiores fue: Roberto Cecilio Cabral en 1971.

  4. El gran Angelito Amadeo Labruna hizo 315 goles incluyendo partidos internacionales con la Selección y amistosos internacionales con las "gallinas". Los goles en Torneos Oficiales de AFA son 292 aunque algunas "aves" pícaras pero no tanto le quieren agregar uno insólito que no convirtió y descubrieron luego de 70 años (?? !! ) para igualar al máximo goleador histórico del Fútbol Argentino : Arsenio Erico , con 293 tantos.- Y lamento que sigan sin incluirlo a Ramiro "Chocolatín" Castillo Salinas : Único jugador en un Mundial mientras militaba en Platense. ( 1994 ) .-

  5. La foto que pusieron ahora es la del Marques Sosa, quien ademas de ser hincha calamar, vivir en el barrio, frecuentar El Tabano, tenia un comercio de ropa de hombres a metros de la estacion Saavedra.

    • Jaja, mi viejo iba al negocio a charlar (cuando estaba Sosa), pero creo que nunca compro nada. Cuantos recuerdos!!! Gracias.

  6. No tuve la suerte de verlo jugar, el Marqués se crío y creció en mi casa, amigo de mi Viejo (Norberto) y hermano de andanzas con mi Tío y Padrino (Héctor), según lo que cuentan los mayores y después de haber tratado con él muchas veces, no sólo es ídolo CALAMAR y del Glorioso C.S. y D. El Tábano, sino que debiéramos considerarlo como un PROCER del marrón, dado que, tanto en su gloria como en los momentos duros, manifestó explicítamente su fanatismo por PLATENSE. Abrazo

  7. Cierto. Falta Chocolatín Castillo (que baile le dio a las gallinas aquella tarde en Velez). En cuanto a los que desentierran goles no contados de Labruna ¿qué pasa si los de Independiente se ponen a hacer lo mismo con Erico? ¿O a Erico se los contaron a todos?

  8. me acuerdo de un arquero que trabajaba en una gomeria de av del tejar se llamaba dominguez si me podrian aportar mas datos de el gracias marcelo viera

Opiná, dejá tu comentario