El regreso de Ángel Bracco

0
118

publi-vs-armenio38

Regular desempeño de Ángel Bracco en su regreso al «Ciudad de Vicente López». Secundado por los Sres. Mariano Rosetti y Martín Vacaro como asistentes, el portentoso juez, quien viene de un importante «parate» producto de una lesión, no mostró una cara feliz en su conducción del juego.

Nuevamente tenemos que caer en conceptos repetidamente analizados en su caso personal. Cierta falta de rigor y de uniformidad de criterios lo hace quedar siempre como que sanciona «al revés» de lo que todos perciben, ya sean propios u extraños. Por supuesto, esto no habla en lo mínimo de su personalidad, que la debe tener (si no no hubiese llegado a estas instancias dentro del referato), pero desde la platea o la popular siempre deja la sensación de que no se encuentra convencido con lo que plantea dentro del campo de juego, como que la decisión llega un segundo después, y generalmente ésta suele ser una con la que cuesta mancomunarse desde la visión imparcial.

Vale decir que, mencionando su falta de ritmo y más allá de la experiencia con la que ya cuenta a pesar de su juventud, quizás deba «reacomodarse» con las situaciones y eso le permita ir recuperando la confianza necesaria para mostrarse más firme en el rectángulo. Este Platense-Armenio quizás no haya sido el mejor partido para confiarle. Por más suplentes que el local haya puesto dentro del terreno de juego y que la visita no se jugaba absolutamente nada, el «Calamar» sí se jugaba una chance de mejorar su posición de clasificación dentro del cuadro Reducido. Diga que los protagonistas colaboraron para que el juego no se desmadre, pero en el complemento esas jugadas que tuvieron a los «Molinas» como protagonistas (Diego, de Platense, y Javier, de Armenio), penales que no fueron sancionados ni para unos ni para otros, bien pudieron conducir la situación hacia otro lugar.

Insisto con el mismo planteo efectuado sobre la presencia de Hernán Mastrángelo en el Colegiales-Platense: si uno y/o ambos rivales se juegan algo importante, ese partido debe ser dirigido por los mejores conceptuados. Mastrángelo llevaba su tercer partido en la Divisional, y Bracco el segundo encuentro desde que regresaba de su lesión. Ninguno de los dos debieron haber sido los jueces de estos encuentros, por lo que particularmente Platense se estaba jugando.

Ese «delay» con el que parece dirigir también se notó en el trabajo en equipo con sus Asistentes, especialmente con Rosetti, que parecía siempre esperar el fallo del juez para inclinar el peso de la bandera una vez levantada. Vacaro, aquel juez de raya del partido ante Chicago de la primera rueda, se mostró más decidido, como tomándose la situación con la seriedad que la misma ameritaba.

Por tanto, tibio regreso de Bracco a las «pistas», quien además por momento pareció padecer una molestia física durante el desarrollo del juego que lo obligaba permanentemente a elongar su músculo cuádriceps (afortunadamente, solamente se trató de una «dureza» circunstancial). Esperemos que su juventud y buena presencia lo ayuden a ir desarrollando un «rictus» más firme, decidido, que no logre irritar tanto al espectador.

K-Well!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here