El Arca del Ascenso

9
65

Tinta Calamar

La decimocuarta entrega de Tinta Calamar, una mirada ácida de lo que se vive siguiendo al Marrón.

Es una decisión tomada, creo que es lo mejor, aunque me aconsejan que no lo haga, que me puede hacer mal. Pero después de meditarlo, sentirlo, pensarlo, soñarlo, masticarlo mucho, mucho… he decidido… ¡Volver a ilusionarme! ¡Si señor, nada de medias tintas! ¡Confianza!

¡Me tiro desde el puente con las patas atadas a la soga elástica, salto del avión desde diez mil metros, me arrojo desde el borde del precipicio con un ala delta, le hago una extensión de la tarjeta a mi mujer! Confío en la soga elástica, confío en que se abra el paracaídas, confío en el planeador alado, confío… bah, lo de la extensión de la tarjeta es una boludez, alcanza con los otros ejemplos.¡Eso! Ejemplos de confianza, ¡confío en este Platense! Este año sí, ¡otra vez entramos al vip!, pero esta vez la ponemos…… en orden la cosa, y ascendemos.

El brote de confianza creció aquel martes contra Comu. Todavía estoy aplaudiendo de pie con los ojos emocionados por tanta belleza. «¡Que noche Teté!», le gritó Giordano a Quiroz, que estaba en la platea mirando el partido. Parece que en la semana Greenpeace había desempetrolado al Pato y él puso a sus diminutivos en fila.Primer tiempo, entra al área haciendo la caminata lunar de Michael Jackson, ¡pif!, la pincha sutil al primer palo. Al rato Trapito Vega quiere devolver tanto aplauso y se desgarra el pecho de emoción para regalarnos un gol. Pablito Ruiz trata de tararear «¡Oh ma ma!», pero la voz no le sale y se acuerda que él es el “Mudo” Ruiz, aquel gran jugador de fútbol, la descose y pone la frutilla al lado del postre izquierdo. Tiqui… tiqui… Platense hace malabares en cada semáforo de la cancha, juega a tres bandas y el Pato con el vaso de whisky apoyado en el borde, termina la jugada con una carambola perfecta. El réferi pita el final, pide la pelota y descubre que Platense la dejó chiquitita, se hace el boludo y se la lleva para jugar al ping-pong el fin de semana en el quincho. Fútbol Soho, Fútbol Premium… ¡Fútbol!

Dejamos la alfombra roja. Vamos a Villa Crespo. Plan «B», aprovechar el viento de cola. Buscábamos uno, vinieron tres. Comentario del partido: Ortiz recibe un rebote y la clava en el ángulo. Fin del comentario. Misceláneas que alimentan mi confianza. Flores recibe un fuerte golpe en la cabeza contra Atlanta, y como en una novela venezolana, el uruguayo recupera la memoria y ataja como un arquero normal esa tarde. Walter Gómez gana en confianza, gana de arriba, gana en el cuerpo a cuerpo y gana diez veces menos que aquel de las rastas. La gran virtud de Páez , es que no juega Pepe. Mattiuzzo va al gimnasio, y en vez de pesas, usa bolsas con puteadas nuestras para fortalecerse y finalmente se transforma en indispensable.

Optimistas, realistas, pesimistas, entusiastas, agoreros, críticos, aduladores, sobrios, exagerados, cultores de la fe, cabuleros empedernidos, deshojadores de margaritas, alentadores en las buenas, y en las malas mucho más, ácidos, complacientes, tetrabiqueros, extrabrutistas, plateístas, tribunistas… El “Arca del ascenso” tiene los motores encendidos, subamos todos juntos, quince años de diluvio es suficiente, conservemos la especie “marroniblanca”, yo ya me subí…… aunque no sepa nadar… …pura tinta calamar.

Calamarrón

9 Comentarios

Opiná, dejá tu comentario