Últimas Noticias
Home / Info General / Nuestro homenaje a un grande: De Vicente

Nuestro homenaje a un grande: De Vicente

Esta mañana perdió la vida el ex futbolista Néstor Adrián De Vicente (foto) a raíz de un accidente de tránsito en la Autopista Panamericana. Recordado e idolatrado por su desempeño en el “Marrón”, el 9 de marzo del 2010 se le había realizado un homenaje en el estadio “Ciudad de Vicente López”.

Néstor Adrián De Vicente fue el primer jugador “Calamar” al que aprendí a admirar. No solo por su buen juego, sino porque fue protagonista de remontadas de partidos que parecían perdidos menos para él. Por aquel entonces, temporadas 87/88 y 88/89, se decía que De Vicente encabezaba siempre las remontabas “heroicas” de Platense, con Ramos Delgado como Entrenador en primera instancia, y luego con el “Chavo” Eduardo Anzarda.

Mi pequeño homenaje para el nacido en Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, un 29 de Julio de 1964. Realizó las inferiores en River Plate, club en el que debutara en Primera División durante el año 1983. Permaneció en la Institución del Bajo Belgrano hasta el año 1985, cuando fuera cedido a préstamo a Instituto de Córdoba. La temporada siguiente (1986/1987) lo encontraría cruzado de vereda, defendiendo los colores de Talleres de Córdoba, que era dirigido por Pedro Marchetta. Finalmente, Talleres decidió no hacer uso de la opción de compra, y recaló en Platense, donde permaneció durante dos temporadas y media. Merced a sus buenos rendimientos, se ganó el cariño del público, haciendo el “Calamar” finalmente uso de la opción de compra a River Plate. Permaneció en el Club por espacio de dos temporadas, siendo vendido al Grasshoppers suizo.

Su carrera en el extranjero fue protagonizada íntegramente en el equipo suizo, en el cual permaneció hasta finalizado el primer semestre del año 1993. Es considerado ídolo en el país helvético, y compartió equipo junto con otros argentinos notables, como Patricio Hernández.

De regreso al país, con el pase en su poder y 29 años, se dieron las condiciones para incorporarse al Racing Club que estaba formando Carlos Babington. En la temporada 93/94 convirtió 7 goles, siendo el segundo goleador del plantel por detrás del “Lagarto” Juan Ramón Fleita. Las cíclicas crisis que solía vivir “La Academia”, presidida por aquel entonces por Juan De Stéfano, hizo que aquella temporada terminara siendo dirigida técnicamente por el actual entrenador de Defensores de Belgrano, Rodolfo Della Pica.

Fue el mismo Della Pica quien arrancara dirigiendo a Racing en la temporada 94/95, otro torneo marcado por la irregularidad de un plantel con buenos nombres pero mediocre funcionamiento. El “Tano” perdió la titularidad, aunque continuaba siendo una referencia en el cántico del simpatizante racinguista. Aún así, convirtió tres goles, luego siendo dirigido por el uruguayo Luis Cubilla, Héctor Martínez (dos interinatos) y la inefable dupla técnica Fren-Maradona.

En la 95/96 se re-encontró con el Entrenador que lo había dirigido por su paso por Talleres, Pedro Marchetta, quien comenzó con buen tino aquello temporada, ya con Osvaldo Otero como mandamás “académico”. El equipo contaba con explosión en ataque, merced a los buenos momentos del “Mago” Capria y la dupla ofensiva “Chelo” Delgado – “Piojo” López (otro jugador con un breve pasado “Calamar”), y las oportunidades de poder jugar se achicaron para De Vicente, quien solamente marcó un gol y fue cortado tras la ida de un “Negro” (Marchetta) y la llegada de otro (Brindisi) en la dirección táctica. Sonó su nombre para reforzar Rosario Central, pero el préstamo no se produjo.

Con 32 años encima, y con ganas de seguir jugando, aceptó el desafío de reforzar al recientemente ascendido Huracán de Corrientes, quien mantenía la base que había logrado el ascenso a Primera División (la mayor parte, juveniles de Estudiantes sin lugar en el “Pincha”). Allí no jugó, y rápidamente regresó a Racing, dueño de su pase. Fue allí que su nombre sonó para regresar a Platense, quien con la presidencia de Lupi y la dirección técnica de Jorge Castelli se encontraba protagonizando una mediocre campaña.

Pasaba Brindisi, luego Basile, finalmente otra vez Babington, y De Vicente seguía sin jugar. A mediados del año 1998 fue convencido por su amigo y ex compañero Patricio Hernández para incorporarse a Estudiantes de La Plata, pero ya no era lo mismo. Las ganas no estaban, y así Néstor Adrián De Vicente (quien terminó siendo suplente del “Pelusa” Rodolfo Cardoso) decidió abandonar el fútbol a la edad de 35 años, tras haber jugado 313 partidos como profesional y haber marcado 70 goles (227 y 40 en el medio local, y 86 y 30 en Suiza).

Querido dentro del ambiente del fútbol, su experiencia europea le abrió las posibilidades de poder trabajar en el reclutamiento de jugadores junto al “Colorado” Jorge Cyzsterpiller, especializándose en el mercado alemán. Lo sorprendió la muerte a los 46 años, y nos entristeció realmente a todos. Ojalá el Club Atlético Platense se haga presente en el velatorio, representado por sus actuales dirigentes y personas allegadas.

K-Well

Video del homenaje en Platense el 9 de marzo del 2010:

Video del partido ante Boca Juniors donde abrió el marcador de cabeza:


Dejá un comentario

Scroll To Top